Balde

Disfruta sus aguas termales

Balde | Disfruta sus aguas termales

Balde es una localidad del Departamento Juan Martín de Pueyrredón, provincia de San Luis, Argentina. Se encuentra a 30 km de la ciudad de San Luis por la Ruta Nacional 7. ES vecina de la localidad de Salinas del Bebedero. integrando la cautivante región de las Termas y Salinas. En 1902 se creó la primera comisaría. El 2 de mayo de 1905 el Gobernador Rodríguez Jurado hizo demarcar el pueblo, lo que fue aprobado el 19 de julio de ese mismo año, fecha esta que habría que considerar como fundacional, pues por primera vez se oficializaba el nombre de Balde. Altitud Media 425 m.s. n. m.


Población:

Cuenta con 589 habitantes (Indec, 2010), lo que representa un incremento del 19,7% frente a los 492 habitantes (Indec, 2001) del censo anterior.


Historia:

Balde representa una forma abreviada de la lengua popular, no es el cubo, recipiente o vasija, es el pozo mismo, es el pozo de balde, la perforación, el pozo que se hace para buscar las napas de agua. Es así como Balde se ha convertido en sinónimo de pozo. Quiere la tradición que haya sido Don Policarpo Lucero quien por 1835 hizo abrir en su Estancia de la Cañada un pozo de balde en el que a los 18 metros obtuvo abundante agua surgente de primera clase. Y de allí quedó el nombre que luego fue tomado por la Estación del Ferrocarril. Los primeros datos sobre el origen de Balde, se remontan a la segunda década del siglo XIX. En esa época (1817) el Teniente Gobernador Dupuy mandó a establecer una posta en un lugar que se conocía como Antiguo de la Travesía, muy cerca de San José del Bebedero que era el fuerte de la frontera sur. El objeto de esa fundación era proveer agua y caballos de los viajeros de San Luis a Mendoza e incrementar el comercio inter.-provincial, que en esa época ya tenía cierta importancia. Se construyó un canal de 6 leguas desde San Luis, en su punto terminal se levantó una casa cómoda con corrales y dos represas grandes protegidas por cercos de palo a pique. En 1835 Don Pelicarpo Lucero hizo cavar en su estancia de la cañada un pozo de balde en el que a los 18 metros obtuvo agua surgente de primera clase, este hecho fue lo que en definitiva le dio el nombre al lugar. Así fue creciendo el caserío, entre duros reclamos de progreso. En 1902 se creó la primera comisaría. El 2 de mayo de 1905 el Gobernador Rodríguez Jurado hizo demarcar el pueblo, lo que fue aprobado el 19 de julio de ese mismo año, fecha esta que habría que considerar como fundacional, pues por primera vez se oficializaba el nombre de Balde.


Aguas Termales:

El pozo termal al cual debe su prestigio y existencia como centro turístico, se encuentra en funcionamiento desde el año 1938, y sus aguas emergen de una amplia meseta subterránea. Las aguas termales eran valoradas ya en la antigüedad. Un claro ejemplo de ello son los templos-hospitales que Griegos y Romanos supieron construir en su época en la vecindad de los manantiales, como centros de recuperación dónde enviar los heridos. Las termas del Imperio Romano, construidas lujosamente con mármol y mosaicos, podían albergar a más de dos mil personas. Los bañistas se cubrían con arena y aceite, y luego se frotaban su piel enérgicamente para eliminar células muertas y reactivar la circulación. Finalmente, se enjuagaban en las aguas y se entregaban a sesiones de masajes. En Argentina, el principal antecedente de valoración termal se encuentra en las creencias de los Mapuches, los cuales atribuían origen sagrado y efectos milagrosos a los vapores que brotaban del centro de la tierra.


Lugares para conocer

Centro Termal Municipal:

Basa su atractivo turístico en el agua estéril, potable, no contaminada, surgente en la zona, y de cuyas características físicas se destaca sobre todo la temperatura de 43º en boca de pozo. De reconocida utilidad en el tratamiento de distintas manifestaciones clínicas de reumatismo y enfermedades de la nutrición, las aguas del Centro Termal Municipal de Balde se clasifican como alcalinas, bicarbonatadas, cloruradas sódicas, sulfatadas sódicas y sulfatadas magnésicas. Entre sus acciones terapéuticas más sobresalientes, estas termas estimulan las funciones hepáticas, y actúan sobre el riñón. En el predio, el visitante podrá disfrutar de baños en encantadoras piletas al aire libre, o de la intimidad del termalismo en habitaciones particulares. El complejo cuenta con un área de camping permitiendo la combinación de relax, salud y contacto con la naturaleza. Se encuentra abierto al público durante todo el año.


Complejo Termal Los Tamarindos:

Prestigioso establecimiento termal de la provincia, el Complejo Recreativo Los Tamarindos ofrece entre otros excelentes servicios, cabañas en alquiler, suites y boxes completamente equipados para el confort del visitante, gimnasio, sauna, masajes personalizados y tratamientos para la piel, resturante y confitería. Las milagrosas aguas que protagonizan este atractivo surgen a 43º C siendo ideales para el tratamiento de diversas afecciones reumáticas, diabetes, dermatitis, alteraciones nutricionales y disfunciones hepáticas. Una piscina cubierta, 8 cabinas individuales con bañeras de agua termal, una suite especial con pileta romana, sauna, y boxes de mesoterapia y fangoterapia, conforman la infraestructura desestresante del Complejo Los Tamarindos. Se encuentra abierto al público durante todo el año.


Termas de San Gerónimo:

Poco conocidas pero de excelentes propiedades terapéuticas, las Termas de San Gerónimo fluyen hacia el norte de Balde, a unos 27 Kilómetros de la ciudad de San Luis, dando origen y nombre a una pequeña localidad concentrada en el desarrollo turístico. Las aguas termales de San Gerónimo surgen a 451 metros de profundidad y a una temperatura de 39º C, siendo altamente recomendables por sus acciones terapéuticas tónicas, reconstituyentes y vitalizantes. Para disfrutar de las Termas de San Gerónimo, el visitante deberá internarse en la hostería local, donde los cuidados y comodidades le permitirán vivir una jornada de satisfacción inolvidable. Se ubican sobre la Ruta Provincial Nº 15, unos pocos Kilómetros hacia el norte de la localidad de Balde.

Las termas ostentan un sin fin de virtudes para disfrutar al mismo tiempo en que se preserva y cuida la salud. Las aguas termales, en especial las de Balde por no presentar rastros de contaminación alguna, sirven tanto para tratar manifestaciones en la piel, como para desintoxicar y depurar el organismo en general logrando el tan ansiado relax cortante del círculo vicioso de trabajo y estrés.


Fuente: Wikipedia - Turismo San Luis

Ingresar