La Toma

Capital del marmol onix

La Toma | Capital del marmol onix

La Toma es una ciudad ubicada en el Valle de Conlara, Departamento Coronel Pringles, Provincia de San Luis. Es un importante centro minero con talleres donde se trabaja la piedra ónix, piedra única en el mundo.
Es, sin dudas, la capital del ónix y de otros tipos de mármoles extraídos de las numerosas canteras ubicadas en los alrededores de esta ciudad que se levanta en el Valle de Conlara.El mármol ónix se extrae de la cantera Santa Isabel que está ubicada muy cercana a la localidad de La Toma. Esta roca tiene un color verde agua, pero también se suele encontrar con vetas marrones y las más puras son de un celeste azulado. La zona posee su propio Museo de Mineralogía, donde se exponen más de 650 minerales con su respectiva clasificación y su utilidad dentro de la industria moderna. Numerosos talleres de artesanos trabajan estas rocas, modelando las más hermosas obras de arte. Altitud Media 861 m s. n. m.


Clima:

En verano los registros se presentan agradables, y en invierno el frío se hace sentir, sobre todo en los meses de junio, julio y agosto con mínimas que pueden llegar a situarse por debajo de los -10 ºC y un promedio anual de entre 50 a 60 días con temperaturas inferiores a los cero grados.


Población:

Cuenta con 7374 habitantes (Indec, 2010), lo que representa un incremento del 10% frente a los 6663 habitantes (Indec, 2001) del censo anterior. Esta cifra la sitúa como la 7° ciudad más grande de la provincia.


Turismo:

Avenida Marmol Onix:

La principal avenida de este pueblo se denomina Mármol Ónix y en su recorrido se encuentran ubicados todos los comercios que venden artesanías en rocas y otros recuerdos.En las afueras se encuentra el casco de la antigua estancia La Toma Vieja al que se conoce también con el nombre de "El Castillo". La Toma es conocida como un centro de turismo receptivo, cuya principal actividad es el turismo aventura.El ferrocarril hizo nacer a este pueblo en 1905, luego fundado por decreto provincial en 1906. Cuenta con 7374 habitantes (Indec, 2010), lo que representa un incremento del 10% frente a los 6663 habitantes (Indec, 2001) del censo anterior. Esta cifra la sitúa como la 7° ciudad más grande de la provincia. El origen del toponimo deriva de la construcción de una boca-toma sobre el RÌo del Rosario, realizada en el siglo pasado por Don Carlos Bett, de nacionalidad francesa, con el objeto de aprovechar la fuerza hidraulica para accionar un pequeño molino de granos que tenÌa en su establecimiento.


Museo Parador Minero:

Reservorio expositor de la colección de un gran minero, como lo fuera el Señor Enrique Giménez, abastecedor y creador de este museo mineralógico, el Museo Parador Minero asombra con su muestra permanente de más de 650 minerales, incluyendo piezas de la región, el país y el extranjero. En su espléndida exposición destaca un cristal de roca de 35Kgs., entre otras piedras como mármol onix, lapislázuli, malaquita, cristal de yeso, azurita, cuarzo, amatista y turmalina. Este museo permite, además, conocer todo el proceso minero y la aplicación de cada una de las rocas integrantes de su muestrario. Se halla ubicado en la ruta de acceso a La Toma.


Castillo La Toma:

Es la obra de un francés que se afincó en estas tierras, dando origen a la primer estancia regional, que más tarde sirvió para determinar el trazado de la ciudad.Esta estancia perteneció a Don Carlos Bett, quien realizó la primer toma de agua del río Rosario, de allí el nombre con que se conoce a esta localidad.El casco está representado por una construcción que se asemeja a un verdadero castillo medieval, levantado alrededor de 1850. La provincia de San Luis encaró los trámites pertinentes para convertirlo en Monumento Histórico Nacional. Todas estas tierras formaron parte del antiguo macizo de Brasilia y sufrieron transformaciones tremendas durante el surgimiento de los Andes. Grandes fracturas se abrieron en el ciclo andino, que produjeron la salida de material volcánico, razón por la cual se produjeron numerosos cerros que son volcanes apagados, que nunca tuvieron actividad. Hay una verdadera red de volcanes, entre los que se destaca El Morro, al cual se realizan expediciones y ascensos hasta el cráter que posee.


Balneario Monitor Fernández:

Emplazado sobre el cauce del magnífico Río Rosario, el Balneario Municipal “Monitor Fernández” se extiende en un marco natural agradablemente acondicionado, atrayendo a lugareños y visitantes hacia la vivencia de su propuesta recreativa. Purificación, distensión y satisfacción, este balneario constituye un interesante centro de recreación en plena naturaleza. Ocasional escenario de la Fiesta Nacional del Mármol Onix; poseedor de pesqueros propicios para la captura de pequeñas especies; lugar de encuentro y sana diversión, este balneario es un espacio imperdible a su paso por La Toma. Dista unos 3Kms. del núcleo urbano.


Dique San Pedro:

Pequeño embalse regulador de las aguas del Río Conlara, el Dique San Pedro se ha convertido por sus virtudes y hazañas en un singular atractivo de la localidad sanluiseña de La Toma. De paisaje imponente al conformar una cascada de 20 metros de altura, y de encanto deportivo al invitar a la pesca de pequeños ejemplares, este dique seduce al disfrute del sol y el agua con una amplia playa de arenas finas. Con todo esto, resulta ineludible alejarse un poco del núcleo urbano, y llegar hasta este entorno de perfecta combinación entre naturaleza y creación del hombre.Se separa apenas hacia el noreste de La Toma.


Cantera de Marmol Ónix

La cantera de mármol ónix “Santa Isabel” es conocida mundialmente por la calidad de su material. Consiste en cuerpos lenticulares de hasta 4 mts. de potencia, Las reservas de este yacimiento, estimadas por Bulacio en 1975, ascienden a 115.000 toneladas. El material que se explota es un carbonato de calcio, de color verde vivo, con tonalidades afines y con manchas y franjas de tono pardo a rojo vivo. La Cantera fue descubierta en 1895 transformando a la localidad de La Toma en un centro minero, dedicado especialmente al mármol ónix.


Cerro Tiporco

Este cerro de 1250mts s.n.m. es un gran reservorio de mármol ónix de profundo color verde con manchas y franjas pardas. El domo del cerro Tiporco, con una altura de ~90mts y forma semicircular, es la expresión morfológica de origen volcánico más sobresaliente de la zona. En el cuadrante noroeste del domo se reconoce un cuerpo tabular y discordante que corresponde a un dique de 30mts de largo y 4mts de espesor.


Cerros del Rosario

Lugar de nacimiento al rio que lleva el mismo nombre y baña las aguas del balneario monitor Fernández. Antiguamente conocido cerro de los 12 Aóstoles, ya que tiene doce picos. La extensa penillanura a la que quedó reducida la montaña antigua en el Mioceno, no sólo sufrió profundas fracturas y fallas que la elevaron a diferentes niveles en el Cenozoico, sino que también fue cubierta en diversas partes por efusiones mesocilíceas que emanaron a superficie a través de profundas fracturas de dirección noroeste-sureste. Estas dividieron la sierra en dos bloques, uno al norte y otro al sur, además definieron las dos direcciones generales de la red hídrica de la región. lo largo de esta fractura de la montaña se desarrolló una línea de volcanes que emergieron sin explosiones desde La Carolina, pasando por los cerros del Rosario hasta El Morro y se agrupan en pequeños conjuntos que siguen como eje de alineación las fracturas mencionadas. El más alto de los cerros del Rosario es el Agujereado. Los otros están constituidos por peñones muy escarpados, sobresaliendo en la parte occidental El Portezuelo y el de la Huerta; al sur el Desbarrancado, al norte el de la Aguada y del Coro; al este el de la Sal, de los Lagares, Hinojo Chico y Grande, el Largo y el del Valle.

Fuente: Wikipedia - Agencia San Luis

Ingresar