En distintos países se realizan investigaciones que buscan encontrar una vacuna o un tratamiento efectivo contra el coronavirus COVID-19. China, Estados Unidos y Rusia son los países que van a la delantera en la búsqueda de una solución a esta pandemia.

Esta semana, la FDA (Administración de alimentos y medicamentos), en Estados Unidos, autorizó el uso de plasma, de la sangre de pacientes que se recuperaron del coronavirus, para tratar a quienes se encuentran en estado crítico.

Se recomienda no automedicarse

El Director general de la OMS (Organización mundial de la salud) expresó que “Realmente no hay tratamiento de efectividad probada contra el covid-19. Utilizar medicamentos, sin probar ni evidencia correcta, puede crear falsas esperanzas y causar más daño que bien”.

En busca de una vacuna express

Varios países trabajan en encontrar un tratamiento. China comenzó ensayos clínicos de su vacuna en 108 voluntarios originarios de Wuhan. Mientras tanto, Estados Unidos probó un prototipo en 45 voluntarios y Rusia anunció que supone que, la misma, estará lista en, al menos, 11 meses.

Otros esfuerzos conjuntos como el SOLIDARITY, liderado por la OMS Y el DISCOVERY, encabezado por INSERM (Instituto nacional de la salud y de la investigación médica de Francia), prueban si 4 medicamentos, ya aprobados para otras enfermedades o probados en animales contra otros coronavirus mortales, podrían resultar eficaces contra el COVID-19.

  1. Se trata del compuesto antiviral experimental, REMDESIVIR, el cual, en un principio, fue usado para Ébola pero también resultó efectivo contra MERS (Síndrome respiratorio de Medio Oriente) y SARS (Síndrome respiratorio agudo grave).
  2. La segunda combinación son la CLOROQUINA e HIDROXICLOROQUINA.
  3. La tercera es una mezcla de LOPINAVIR y RITONAVIR, dos medicamentos usados contra el VIH.
  4. La cuarta, son éstos dos últimos (LOPINAVIR y RITONAVIR) más INTERFERÓN BETA, una sustancia que tiene un efecto antiviral.

Fuente: www.fda.gov, www.who.int